• Duelo en Navidad, enfrentando la silla vacía

    Escrito el por en Psicología, Relaciones
    Puedes comentar y compartir este contenido!

    Para las personas que están viviendo un duelo, las navidades se suelen temer mucho antes de que lleguen. A medida que se van acercando suelen generar malestar solo de pensar en enfrentarse a esa temida silla vacía. Se junta la pérdida, con el dolor propio, las relaciones familiares y el contexto festivo.

    Un consejo que se suele dar para afrontar  un duelo en navidad y en familia, es convocar una reunión familiar previa para poder poner en común las necesidades de tod@s y maneras de satisfacerlas de una manera creativa sin hacerse daño mútuamente.

    Pero hay muchas familias en las que esto no es posible. Muchas personas creen en el mito erróneo y dañino de que llorar, recordar, etc. es malo. De manera que “prohiben” o impiden indirectamente que nadie exprese su dolor y su tristeza, obligando a sonreir y a poner buena cara aunque no se tenga ganas. No es solo que crean en ese mito y se lo apliquen para ellas mismas, sino que no respetan que otras personas puedan pensar diferente, por lo que además impiden que las personas que forman esa unidad familiar puedan compartir la tristeza y acompañarse en un momento tan importante.

    Por eso, nuestras recomendaciones van a depender de las relaciones familiares que se tengan y para que cada persona que lea este artículo encuentre la opción que mejor le vaya, nos vamos a plantear unas preguntas:

    • Seguramente ese día me voy a acordar de la persona que ya no está. ¿La puedo recordar en familia o tendré que recordarla sola?

    Si tengo la opción de contar con mi familia, puedo hacer algún comentario, poner una foto suya en algún lugar importante de la estancia, incluso hacer un brindis, o guardar un minuto de silencio en su recuerdo antes de la comida.

    Si no puedo contar con mi familia, pondré algún símbolo cuyo significado solo conozca yo: Una vela en la mesa, una foto, o algún objeto que me recuerde a esa persona.

    Duelo en navidad

    • ¿Cómo voy a estar más a gusto en la cena/comida? ¿Necesito avisar a alguien o contar con la ayuda de otra persona?

    Por ejemplo: Si este año no tengo fuerzas para cocinar, puedo pedirle a  alguien haga mi parte, puedo encargarme de lo más fácil o comprar comida preparada.

    Puede que necesite que alguien entretenga a l@s niñ@s un momento si necesito salir de la habitación un rato, o que alguien se encargue de que no vayan detrás de mí.

    • ¿Y si me desbordo?

    Este es un miedo muy común. Si me desbordo… NO PASA NADA, aunque no lo entiendan. Tengo derecho y es normal. “Ya, pero ¿y si me ven l@s niñ@s?”: Repetimos: No pasa nada. Niños y niñas entienden perfectamente que cuando se está triste se llora. Así además les enseñamos que mostrar emociones no es malo, ni vergonzoso. Les enseñamos a entenderlas, a gestionarlas y a compartirlas.

    “¿Y si yo no me siento cómoda expresando emociones en público?”. En ese caso tienes dos opciones: Puedes aprovechar este momento tan especial de tu vida para “colocar” algunas cosas, entre otras, tu manera de estar con otras personas y aprender a mostrarte y a recibir apoyo. Será un aprendizaje estupendo que te facilitará la vida en adelante. La otra opción es buscar un sitio para poder llorar tranquila y avisar a alguien de tu confianza para que te dejen tranquila hasta que te puedas incorporar a la cena, o para que te acompañen y no te dejen sola, en función de tus necesidades y preferencias. Si puedes avisar antes de que ocurra, l@s demás sabrán qué esperas de ell@s en esta situación y tú también sabrás qué esperar, eso puede hacer que sea menos estresante si ocurre.

    • ¿Y si me lo paso bien?

    La misma respuesta que antes: NO PASA NADA, tengo derecho y es normal. Hay personas en duelo que piensan, sienten que si dejan de sentir dolor, le están faltando al respeto a la persona que han perdido o que es un signo de que esa persona no era tan importante para ellas, pero esto no es verdad. Simplemente estamos vivas y seguimos respirando y viviendo.

    Esperamos que estas preguntas y nuestras propuestas os ayuden a vivir el duelo en navidad de una manera más cómoda y si puede ser menos dolorosa. Aprovechamos para mandar un abrazo muy fuerte a tod@s l@s que estáis viviendo esta situación.

    Comentarios

    Powered by Facebook Comments

Si te ha gustado este artículo, compártelo!